líderes narcisistas desconocen el bien común y cosifican a los empleados

Los 7 años que llevamos de crisis económica han evidenciado las serias carencias que existían dentro de las organizaciones, sobre todo, carencias de líderes efectivos, destapando las empresas con prácticas más tóxicas; aquellas que a la sombra de las reformas laborales, han reducido costes, dando como resultado organizaciones narcisistas, o lo que es lo mismo, entidades exentas de cualquier tipo de sensibilidad para atender las necesidades humanas de su propia organización.

Como resultado de esta criba y de la severa reorganización interna de las empresas, se ha dejado sin un papel “relevante” a lo que podríamos denominar la “clase media de las empresas” o mandos intermedios.

Estos, debido a estructuras menos jerarquizadas, se han visto superados por la situación: sus funciones se han delegado en otros “responsables”, sus salarios se han reducido y por lo tanto, se han vuelto más prescindibles.

En este generoso caldo de cultivo, es donde han sobrevivido algunas especies altamente destructivas, en las que destacan los líderes narcisistas.

Líderes narcisistas en la empresa faltos de valores humanos y tóxicos para el equipo

 

Cuando la riqueza material está por encima de la humana, la notoriedad despierta más admiración que la dignidad y el éxito es más importante que el respeto a uno mismo, entonces, la propia cultura está sobrevalorando la imagen y hay que considerarla como narcisista”

Alexander LOWEN

¿Por qué sobreviven los perfiles directivos más tóxicos en las empresas?

Porque los profesionales que adolecen de ser narcisistas suelen tener como rasgo principal su gran “encanto”, habitualmente están dotados de altos niveles de locuacidad y de inteligencia, lo que genera atracción en su entorno  laboral y la necesidad de relacionarse con ellos.

Pero no nos engañemos, es precisamente ese encanto personal lo que les da la posibilidad de disimular la manipulación que ejercen sobre los demás.

“Un estúpido relativo siempre necesita de varios estúpidos relativos para que lo adulen”

Vallejo Nájera

El líder narcisista es un enfermo del que debemos huir, de forma directa o indirecta acabaremos siendo sus  víctimas, mediante alusiones explícitas o mediante manipulaciones a espaldas.

Frente a un estilo de liderazgo narcisista NO EXISTE NINGUNA VACUNA

Para estos síndromes la única relación posible con otras personas es la denominada “cosificación”, al considerar a las personas como un mero objeto que pueden usar para sus fines, no van a tener nunca una relación emocional hacia ellas. Es más:

“A mayor poder; mayor daño causado.”

líderes narcisistas desconocen el bien común y cosifican a los empleados

El líder narcisista posee determinados rasgos que lo delatan y que evidencian sus comportamientos anómalos frente a otros síndromes:

Síntomas:

  • Falta de empatía: es incapaz de experimentar cualquier estado emocional de otra persona. De hecho, le molesta incluso percibir cualquier tipo de situación dolorosa a su alrededor que entorpezca su bienestar. Mientras parece escuchar de forma empática, esta almacenando los puntos débiles de la otra persona para poder sacar el máximo provecho en beneficio propio.
  • Rigidez: no soporta ninguna perspectiva de la realidad que no sea la suya, siendo ésta la que rige toda su existencia, tiene la convicción absoluta de que el mundo se debe adaptar a él y a sus normas.
  • Grandilocuencia: cree estar dotado de un talento superior al de los demás y exagera sus logros y capacidades, esperando que el entorno le “adore” por ser especial.
  • Continuas dudas respecto a su propio desempeño, por ello su autoestima es voluble, demandando una continua valoración y reconocimiento positivo de los otros.
  • Sentido de la posesión: Tiende a la explotación interpersonal, es decir, las personas se convierten en “objetos” que puede usar a conveniencia, aprovechándose de los demás para conseguir sus objetivos.
  • Necesidad de atención continua: considera que sus problemas son únicos y que solo pueden ser entendidos por otros individuos “especiales” o de su misma categoría.
  • Nula tolerancia a la frustración: cualquier fracaso o falta de adecuación provocará un desmedido sentimiento de humillación, vergüenza y por lo tanto de mortificación. Por ello mantiene un enfermizo miedo al fracaso. Gran nivel de frustración e Insatisfacción vital que son imposibles de satisfacer.
  • Rivalidad: sentimiento que se manifiesta con la continua comparación con los demás y con el deseo de reforzar su superioridad. El sujeto reacciona a las críticas con sentimientos de rabia convirtiéndose en un auténtico Síndrome de Cronos, debe devorar a los que considera enemigos. No puede soportar que otras personas triunfen donde ellos no han podido o que simplemente les resten protagonismo.
  • Ausencia de conciencia, culpa y autocritica respecto a su conducta, siendo a veces intensamente agresivos, con tendencia a la ofensa si se les lleva la contraria. Se rodea de otras personas que le admiran o que tienen propensión a rendirle pleitesía.
  • Desconoce la compasión, la justicia, el bien común y la responsabilidad..

Consecuencias:

  • Carácter voluble que genera discapacidad emocional para la vida laboral y personal.
  • Alto nivel de estrés y desesperanza en el entorno laboral con gran rotación de personal dentro de la empresa o departamento donde existe este perfil.
  • Depresión, baja autoestima, ansiedad debido a la pésima gerencia/dirección de la misma.
  • Empobrecimiento del talento en la empresa al contratar perfiles mediocres para evitar ser destronados.
  • Debido a la imposición de ideas y sometimiento respecto de los trabajadores que rodean a este personaje, es habitual reconocer perfiles con síndrome de Estocolmo.
  • Insatisfacción de los equipos de trabajo por las constantes críticas y escasos avances profesionales, generando síndrome de Burnout en aquellos trabajadores competentes que reiteradamente ven mermados o menospreciados sus esfuerzos.
  • Mala reputación de la entidad y de sus directivos.

No compensa para la reputación de la empresa tener líderes narcisistas

Cómo aprovechar en la empresa a un líder narcisista

¡NO se puede!

No sirven ni como jefes ni como empleados, en ambos roles, se  coarta el desarrollo organizacional, la comunicación será inexistente y no se generará las relaciones interpersonales tan vitales para generar equipos de trabajo competitivos.

Aquellas entidades que posean líderes narcisistas tienen los días contados, no pueden virar hacia una visión 3.0 donde se busca la innovación a través de proyectos donde se establecen procesos participativos y abiertos con vistas a una gestión más estratégica de las personas.

¿Conoces el impacto económico que esta situación genera en la empresa?

Lee bien la pregunta. Hablo de impacto, no de coste. Mientras que el coste es algo tangible y se puede medir, el impacto negativo a nivel humano y económico ocasionado a la empresa es, a mi juicio, inmedible.

Lo primero indica cuánto le ha costado a la empresa un estilo de liderazgo que ha coartado, paralizado o mermado el desarrollo y crecimiento de la empresa; mientras que el segundo trata de indicar  a quién ha afectado, cómo ha afectado y en qué grado

Es fácil identificar entre los responsables directos, llámense jefes/gerentes/superiores, a un Narcisista. Son personas que intoxican el clima laboral de aquellas entidades en las que trabajan.

De modo que es obvio, que medir el impacto negativo que un líder narcisista genera en una empresa, es una tarea compleja, ya que intervienen variables y factores que no siempre son susceptibles de ser medidos en términos monetarios.

Sobre todo, los efectos indirectos, es decir, las consecuencias de tener un clima laboral tóxico, entendidos desde una perspectiva más humana y social: cómo cuantificar el efecto que tiene el impacto negativo en cada persona o grupo en la organización, y cómo influye y contamina la posible generación de una base de datos de experiencias positivas que desembocaría en un desarrollo socio-profesional mayor, más satisfactorio, más productivo, más comprometido y con mayor proyección.

Un líder narcisista al sentirse infalible; genera disrupción dentro de las organizaciones, imposibilita el trabajo en equipo porque jamás reconoce una equivocación, utiliza la mentira y el insulto en lugar del diálogo, y promueve auténticas cruzadas contra aquellos que cuestionan sus criterios.

Al NO aceptar la opinión discrepante, la crítica y menos aún una llamada de atención a que asuma su responsabilidad ante la crisis generada por su inadecuada gestión, es capaz de desencadenar terribles represalias: desde la exclusión hasta la violencia verbal y/o física hacia aquel que lo confronta. El cual se convertirá en objeto a destruir, eliminar, exterminar…

Todo esto acaba afectando al rendimiento del resto de trabajadores, hartos de las desconfianzas, las amenazas y los numerosos conflictos internos, generando una productividad ínfima y como consecuencia, provocando un  alto absentismo laboral que acaba en despido o  abandono, entrando en una espiral imparable de rotación de personal…

Ante este escenario profesional, resulta fácil dar respuesta a la pregunta planteada:

Los nuevos modelos de gestión empresarial 3.0 donde se busca generar la coopetitividad, no contemplan la posibilidad de tener entre sus filas personas y empresas narcisistas.

Las organizaciones 3.0 que quieren ser competitivas deben promover perfiles directivos y trabajadores con visión estratégica, con la capacidad de generar equipos de trabajo colaborativos, comprometidos con el bien común y con una visión social de su proyección laboral.

Si deseas convertirte en una empresa 3.0 …

En Aquí no llueve sobre mojado 3.0 conocemos el entorno digital y el tipo de clientes y empleados con los que las empresas se encuentran

Si necesitas asesoramiento en gestión empresarial 3.0 y transformación digital o estás pensando en iniciar tu andadura en Internet con todas las garantías

ponte en contacto con nosotros y cuenta con nuestra visión y experiencia en Inbound Marketing y Social Selling

¡Únete a nuestra comunidad y recibe mensualmente nuestra newsletter!

Comparte si te ha gustado

3 thoughts on “FALSOS LÍDERES Y EMPRESAS NARCISISTAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>