Sólo si podemos detectar el talento intuitivo y sensitivo dentro de la organización, podremos retener, potenciar e involucrar ese talento en el seno de la misma y convertirnos en líderes/gestores eficaces.
Las claves para afrontar esas situaciones son: Auto-desarrollo y Auto-Liderazgo para poder gestionar los cambios en  las organizaciones y en los equipos de trabajo.
Los resultados de calidad en las organizaciones no surgen exclusivamente por seguir determinados procedimientos estructurados, sino que es imprescindible introducir procesos de interacción social que generen relaciones de confianza y sensación de bienestar en los ...