Sólo si podemos detectar el talento intuitivo y sensitivo dentro de la organización, podremos retener, potenciar e involucrar ese talento en el seno de la misma y convertirnos en líderes/gestores eficaces.