asumir riesgos y afrontar las situaciones laborales

Improductividad vs. Reflexión, Procrastinación vs. Toma de decisiones, Serendipia vs. Pro-actividad… Con sólo leer el título te puedes hacer una idea de qué va el síndrome de Hamlet.¿Cuándo sabemos que ha llegado el momento de traspasar la barrera entre pensar y actuar? ¿Dónde está el límite entre asumir riesgos y afrontar las situaciones laborales, o seguir debatiéndonos entre las posibilidades

asumir riesgos y afrontar las situaciones laborales

En el entorno laboral, podemos identificar rápidamente a aquellos compañeros/colaboradores/superiores que adolecen de este patrón de comportamiento, de hecho, suelen ser los responsables de que no exista cohesión en los equipos y de que continuamente surjan asperezas, roces, entre los compañeros porque al final algunos deciden actuar por su cuenta y riesgo con tal de no perder la oportunidad que tanto han ido buscando: sea cerrar un presupuesto, aceptar una modificación en un proyecto, delegar tareas, repartir roles, aceptar  consecuencias, etc.El exceso de reflexión es uno de los principales “cronófagos” y una de  las barreras principales que impiden que los directivos/gerentes/trabajadores de las organizaciones puedan llegar a ser líderes.¿Cuántos de vosotros podríais señalar ahora mismo a compañeros/superiores afectados por este síndrome?Los afectados con el síndrome de Hamlet, requieren una cantidad de información adicional excesiva y un análisis demasiado exhaustivo. Y no, no es porque sean personas detallistas o meticulosas, simplemente tienen aversión al riesgo y temen las consecuencias.“…el problema de fondo no es una incapacidad para tomar decisiones – es una tendencia a evitar el conflicto.” Ellen NaylorEl miedo es libre, y nos afecta a cualquier nivel, esto no tendría importancia salvo  porque en el ámbito laboral, y más  hoy en día, NO se puede demorar la toma de decisiones. El análisis perpetuo se convierte, de forma inconsciente en una forma de evitar la decisión, manteniendo la inmovilidad ante el miedo al fracaso y hasta el miedo al éxito.

tomar decisiones a ultima hora

El síndrome de Hamlet paraliza  a  quien lo sufre, hasta el punto en que llegan  a un punto muerto y los hechos les obligan a decidir. La consecuencia de decidir en el último minuto es que las decisiones suelen llegar tarde y mal, ya que han sido forzadas por las circunstancias, y no porque exista la certeza, el optimismo, la seguridad de haber evaluado y asumido los riesgos conscientemente.Síntomas:

  • Improvisación de última hora, a pesar del tiempo dispuesto para la teórica reflexión, miedo al fracaso y al éxito.
  • Baja autoestima y duda continua tanto respecto a compañeros “fieles y defensores” como frente a aquellos que abiertamente demuestran su desilusión
  • Consumo de tiempo innecesario, tanto propio como del equipo, porque demoran hasta el extremo la toma de decisiones
  • Son conscientes de que carecen de habilidades de liderazgo, desconfían del trabajo equipo
  • Generan continuamente la duda en los compañeros/superiores sobre sus capacidades para coopetir y usar su “poder
  • Personas influenciables, con profundos sentimientos de inseguridad y altos niveles de estrés.

 

Consecuencias:

  • Inexistencia de trabajo en equipo por miedo a ser superado y suplantado por algún compañero.
  • Malestar en la organización por la pérdida de tiempo y oportunidades.
  • Mensajes de inseguridad y desconfianza, la duda continua no les permite avanzar.
  • Parálisis por análisis.
  • Gestión de las crisis de forma reactiva y tardía.

 

Cómo aprovechar un perfil con síndrome de Hamlet en la empresa

 Si alguno está trabajando o tiene la lamentable situación de tener que trabajar con un

Hamlet

, es para compadecerlo. Qué puede esperar:

Como Jefe

Disponer de un

Hamlet

en la empresa

en un puesto de responsabilidad

y donde se exige celeridad y seguridad en la toma de decisiones, es

consumir recursos innecesariamente.

Un

Hamlet

sólo

sirve para ejecutar

aquello y sólo aquello que le haya sido encargado. Asumen roles donde

no deben tomar decisiones

, ni exista mayor responsabilidad que cumplir con un horario y presentar debidamente las tareas en el tiempo previsto.Son auténticos

expertos  recolectando, analizando y presentando información

, para que después los auténticos líderes/dirigentes puedan tomar decisiones.

Quien tiene un Hamlet tiene un tesoro,

ya que este perfil como

empleado

supondrá

  • Garantía de trabajo bien hecho
  • Aceptación y Sumisión hacia las tareas que le hayan sido propuestas
  • Preparación excelente y correctamente documentada
  • Dedicación en cuerpo y alma

Como empleado:

Tener que trabajar bajo las órdenes de

un jefe Hamlet

es poco menos que provocar el

suicidio en la empresa

.Nadie con este síndrome puede dirigir/gerenciar una entidad y pretender obtener resultados óptimos.Como empleado puede darse

dos escenarios

:1.- Al empleado que sólo busca un salario a final de mes y “lo que dure, dure”, que siga “matando sus expectativas profesionales” -si alguna vez las tuvo-, que aproveche el puesto de trabajo mientras dure y poco más…2.- A quien busca lo contrario, sólo le queda: esperar  la 

oportunidad de demostrar que su desempeño profesional

, sus

capacidades

y

habilidades

son muy superiores

y que podría relevar en el puesto a su superior/jefe.O bien si el superior es el

jefe/gerente/propietario

es el

directivo tóxico

, la solución pasa por

marcharse de la empresa

, de esta manera su talento no se verá desaprovechado y evitará el

síndrome de Bornout.

Pero ¿Y si descubres que muchos de tus

clientes digitales

sufren el

síndrome de Hamlet?

A un cliente no puedes despedirlo, o tal vez a alguno sí, pero… si no quieres prescindir de este

target de clientes

. ¿Piensas que podrías

convertirte en su proveedor de confianza

? ¿Cómo deberías atenderlos para

eliminar su principal barrera

? ¿Qué harías para convencerlo de que tu empresa, tus productos/servicios son lo único que necesita? Las herramientas de

atención y venta

en el

entorno digital

se denominan

Social Selling

…Puedes mejorar el trabajo en equipo integrando a tus empleados en la organización gracias a una buena

herramienta integrada de recursos humanos

, ¿sabes cómo?