afrontar el entorno laboral con optimismo y afrontamiento

Lee la siguiente afirmación:

“Los líderes optimistas parece que obtienen mejores resultados y afrontan de manera más eficaz los problemas…”

¿Estás de acuerdo con ella? ¿Por qué tenemos esa percepción? ¿Ser optimista permite tener una visión más certera de las cosas?

Evidentemente no basta con ser optimista para tener éxito, sino que el optimismo permite tener una predisposición positiva para afrontar cualquier escenario, pero no es suficiente para garantizar triunfos.

afrontar el entorno laboral con  optimismo y afrontamiento

life-magazine-69.

¿Quién puede definirse como un optimista inteligente?

Es necesario relacionar dos conceptos: optimismo y afrontamiento. Cuando ambos coexisten en la misma personalidad es cuando podemos hablar de un perfil de liderazgo con síndrome de optimista inteligente, y este perfil sí es el que suele obtener un mayor número de aciertos que de fracasos.

Por dos motivos principales:

1º “Cuando controlan la situación dirigen sus estrategias a la solución  directa de los problemas (planificación, acción directa…)”

2º “Cuando estas situaciones son incontrolables, se centran en la emoción más adaptativa, ya que no pueden cambiar las cosas, reevalúan la situación de manera positiva, aceptan las cosas como son, buscan el lado positivo o lo miran con humor”

Fuente: José Bermúdez, Ana María Pérez y Pilar Sanjuán

Qué caracteriza a un líder con síndrome de Optimista Inteligente:

1.–  Siempre evolucionan dentro de las organizaciones porque permiten evolucionar a los equipos… tanto aquellos de los que forman parte como aquellos a los que lideran.

2.-  NO existe el Ego, existe la sensación de orgullo de pertenecer a un equipo, a una institución donde se da libertad para tomar decisiones y asumir riesgos, siendo conscientes de que        es posible equivocarse y fracasar. Para ellos es obvio que, los resultados siempre serán más pobres en aquellos entornos laborales en los que se persigue el triunfo individual        frente al triunfo colectivo.

3.-  Generan un ambiente laboral positivo donde hasta el fracaso es recompensado con el refuerzo positivo de haberlo intentado.

4.-  Adaptan sus expectativas de una manera realista y con un alto grado de positividad.

5.-  No aceptan la falta de definición de Valores en la empresa y por lo tanto, no suelen estar ligados a estilos de dirección inflexibles, tradicionales, reactivos y autoritarios.

6.-  Derrochan habilidades como:

  • Comunicación: verbal, escrita y no verbal, se esfuerzan de manera continua por emitir el mensaje correcto, a la persona correcta, en el momento adecuado, por el canal más preciso porque buscan obtener el mejor resultado posible.
  • Practican continuamente la escucha activa: son capaces de escuchar y de forma natural son siempre escuchados.
  • Prefieren apoyarse en emociones positivas, es por ello que son capaces de provocar la empatía desde el principio y mediante ella cohesionan los equipos de trabajo.

No hay que confundir al optimista inteligente con el simple optimista. Ni considerar que  Optimistas Inteligentes y Pesimistas sean conceptos opuestos entre sí, puesto que ambos pretenden ser realistas. Ambas percepciones, la del optimista inteligente y la del pesimista, tienen datos en los que apoyarse para defender su postura y dejarse guiar por su experiencia.

Hay que ser humildes para reconocer que a veces…

La realidad no es de ninguna manera, sino que es tal y como nosotros la construimos

Fuente: ISSN 0213-8646 Nueva mirada al Optimismo inteligente María Dolores AVIA ARANDA

¿Qué valor aportan los Optimistas Inteligentes a las empresas?

Los que adolecen de este síndrome ven los retos laborales como un juego o campo de ensayo, disponen de un entorno en el que poner en práctica sus habilidades y aprender de las consecuencias.

NO intentan imponer su visión, su estilo de liderazgo, o su poder de decisión, a la hora de acometer un proyecto, sino que se divierten obteniendo distintas percepciones sobre lo mismo…porque ello le permite ganar mayor experiencia, crecer profesional y personalmente al disponer de más cantidad de escenarios críticos donde evaluarse.

A modo de ejemplo:

Varias personas mirando un escaparate: una persona estará observando la disposición de los productos, otra se fijará en la combinación de colores, mientras que otra sólo estará viendo los precios y descuentos…

Son impresiones diferentes sobre lo mismo, y todas son correctas, discutir  sobre “quién dispone de la mejor perspectiva” es absurdo.

Ante un escenario semejante qué hace el Optimista Inteligente: considera que como el escaparate no puede por sí mismo ofrecer una perspectiva que nos convenza o guste más, la realidad laboral tampoco. De modo que el líder con síndrome de optimista inteligente hace el esfuerzo de probar a desplazarse él, con la sana intención de obtener una perspectiva diferente, para tratar de adquirir la visión más positiva.

Qué resultados satisfactorios se producen en el entorno laboral

Como es inherente  a cualquier proceso laboral, siempre va a existir cierto grado de oposición entre los objetivos personales y los de la institución o grupo, aquí es donde se deben establecer criterios que permitan el mayor grado de acercamiento posible entre ambos, y para ello hay que tomar conciencia sobre cuáles quieren que sean los resultados: mayores éxitos del equipo o éxitos individuales.

El directivo con síndrome de optimista inteligente siempre optará por:

  • Un efecto positivo en el medio profesional, generando bienestar en el entorno laboral, tanto a nivel personal como interpersonal, ya que genera mayor historial de éxitos que de fracasos frente a aquellos liderazgos que usan una visión más pesimista y que anticipan los fracasos y dificultades.
  • La actitud del líder con síndrome de Optimista Inteligente fomenta positivamente tanto el desarrollo individual como el desarrollo del equipo.
  • Contribuye a la propia satisfacción personal y permite alcanzar más rápidamente los objetivos profesionales.

El optimista inteligente navega mejor en aquellas instituciones que defienden valores como el compromiso, la coopetitividad,  proyectos que comprometan a todos y cada uno de los miembros del equipo, donde existan retos en los que implicar ideas y perspectivas que enriquezcan el resultado, pretende hacer renacer el sentimiento de pertenencia a algo superior, a un objetivo mayor que fomente el orgullo colectivo y genere más energía y más creencia en  las posibilidades del trabajo en  equipo que cuando trabajan sólo en su propio beneficio.

Todo eso, tan complejo, valiente y difícil, lo hace el optimista inteligente, es decir, la mayoría de nosotros.

Fuente: ISSN 0213-8646. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 66 (2.3) (2009), 73-84

Crear un entorno laboral agradable y conseguir una comunicación fluida entre los componentes de la organización que ayude a la consecución de objetivos comunes forma parte del Liderazgo Transpersonal que todo CEO, directivo, gerente y persona que se enfrente al entorno laboral debe desarrollar.

Desde Aquinolluevesobremojado30.com apostamos por el único Máster que imparte EDYCT sobre Liderazgo Transpersonal el cual cuenta con expertos de una reconocida experiencia en diferentes materias, capaces de sacar el líder que cada uno lleva dentro, desarrollándose personal  y profesionalmente.