La toxicidad de la información merma la productividad

¿Qué grado de toxicidad informativa tolera tu mente?

La toxicidad de la información merma la productividad

Seguro que en más de una ocasión te has hecho esta pregunta, y cuando eso sucede, es porque ¡Ya se han activado las alarmas en tu cabeza!

Todos debemos ser conscientes de que el grado de efectividad laboral o productividad está absolutamente vinculado al grado de polución informativa que te rodea en el ámbito laboral.

Qué significa polución:

“Acción y efecto de ensuciar en sentido físico y moral

Principales causas de la polución en el trabajo

La cultura de una empresa y las personas que trabajan en ella, son los dos motivos principales de que se produzca la polución de contenidos y de que en algunos equipos exista una alta toxicidad informativa.

La filosofía de la empresa determina el clima laboral que se respira en ella, de modo que los CEO, directivos, gerentes son los primeros que deben anticiparse a estas situaciones.

¿Cómo?

1º: Aleccionando sobre las prácticas adecuadas y toleradas en la entidad: procesos de comunicación interna, metodologías de trabajo, formación y capacitación en  el uso de las herramientas de transmisión de información, manual de comportamiento interno y externo, uso de Intranets, etc.

2º: Premiando los comportamientos coopetitivos y eliminando de la organización a todas aquellas personas que merman las relaciones, disminuyen el buen clima y empeoran los resultados de un grupo.

3º: Incorporando planes de formación e información y, cuando sea necesario, coaching y mediación hasta extinguir prácticas tóxicas de comunicación que impidan un buen desempeño laboral del resto de compañeros y de la dirección.

La toxicidad de un equipo debe ser objetivo prioritario, tanto si lo coordinamos como si formamos parte de él.

Evitar la polución de contenidos dentro de un equipo como prioridad

Principales efectos ambientales de la polución en el trabajo

1.- Existencia de Perfiles Smog en la organización: smoke =humo + fog niebla

Estos agentes altamente tóxicos, son los que generan los efectos más negativos en términos de comunicación.

Smoke: El que desconoce la información pero no quiere ser menos, más conocido como el vende humos. Son los que más polución de contenidos emiten en el día a día. Rescatan información de los compañeros y conversaciones ajenas, la mayoría de veces no contrastada, generan rumorología negativa, interrumpen las comunicaciones en su afán de destacar,… en definitiva, dejan rastro de humo allá por donde pasan. Su nivel de contaminación es muy alto.

Fog: El que conoce la información pero no quiere perder protagonismo: experto en crear auténticas cortinas de niebla, da respuestas vagas y poco aclarativas, se pierde en disertaciones poco profundas, no va al grano del asunto, es un experto en hablar mucho sin decir nada, monopoliza la información y la reparte estratégicamente, ya que no cree en el trabajo en equipo. La densidad de su polución complica el tratamiento de la información.

SMOG: ¡Es la peor  combinación posible! Aquel “vendehumos” que conoce parte de la información crucial y a través de medias respuestas, engaños y preguntas capciosas a otros compañeros va obteniendo la información adecuada. Su objetivo es no delatar su ignorancia completando la información que le falta. Una vez la obtiene la custodia como un tesoro para utilizarla de forma discriminada sin hacer partícipe a nadie más para al mismo tiempo poner en evidencia a quien carece de ella.

identificar perfiles que generan polución de contenidos dentro de la empresa

2.- Polución sonora:

La cultura de empresa tiene mucho que hacer en este aspecto ya que en el fondo es la que provoca que se transmita más ruido que información dentro de las organizaciones.

En un primer aspecto se refieres a la intrínseca del ámbito laboral, como el uso indiscriminado de aparatos que interfieren continuamente la escucha activa: teléfonos, impresoras, continuos sonidos del móvil por uso de medios sociales como whatsapp, emails o redes sociales, etc. y que incluye la falta de confidencialidad: escucha de conversaciones, elevado tono de voz mientras se habla por teléfono, departamentos con espacios abiertos que toleran que los compañeros se hablen a distancia impidiendo que el resto disponga de cierto grado de intimidad, permitir el uso de manos libres, etc.

Ahora súmale aquellas personas estridentes, muy probablemente sean SMOG o adolezcan de algún síndrome, que continuamente generan ruido y distorsionan las comunicaciones sanas, por ejemplo, aquellos que les gusta usar un tono más o menos hostil, llegando a elevar el volumen de la voz, y en  ocasiones generando carcajadas para llamar la atención, ridiculizar a los compañeros /subordinados, etc.

También hace referencia a las manifestaciones explícitas de quienes han desarrollado la capacidad para no escuchar lo que no les interesa, no prestar atención a según qué personas e ignorar las pautas u órdenes trazadas porque disienten de las mismas o porque es su manera de sabotear a quien las intenta imponer o coordinar. Generan una polución difícil de medir, pero las consecuencias de su contaminación van minando el espíritu del equipo e impide un desarrollo correcto de las comunicaciones.

Este tipo de polución sonora es el que más altos niveles de stress suele generar impidiendo las relaciones de comunicación sanas.

3.- Polución visual:

Por un lado recoge desde la arquitectura de un espacio que condiciona las posibilidades de visibilidad entre los empleados y los superiores; y por el otro engloba aquella información visual que nos llega a través de la comunicación no verbal.

Que todo comunica es obvio, por lo tanto, mantener actitudes de desdén hacia los miembros del equipo o compañeros, así como comportamientos que rocen la falta de respeto usando la desinformación, la ignorancia hacia alguien o “ninguneo”, negar saludos, practicar la agresividad no verbal con gestos o muecas desagradables, etc. son los más dañinos de todos. Esta polución se basa en el victimismo, la indiferencia y la culpabilidad hacia otros.

desorganización de los contenidos es un tipo de polución de contenidos

4.-Mala organización de contenidos

Tanto en los archivos físicos como en  los virtuales, sobre todo si disponemos de una gerencia/dirección con síndrome de Cronos: controladores, celosos, autoritarios, restrictivos con el  manejo de la información.

Los canales de distribución de información, así como los procedimientos y herramientas a utilizar, como las personas que participan en cada parte de los procesos, etc. deben estar reguladas internamente y los trabajadores deben ser conocedores y usuarios de los mismos.

5.- Excesivo volumen de contenidos

Saturar con email el correo interno no conduce nada más que a la improductividad.

Se empieza por fin a pensar en perfiles concretos dentro de las empresas cuya finalidad sea la “curación de contenidos”, personas que conocen toda la información que debe circular en la organización y que velan porque las comunicaciones se completen al 100% con éxito.

La saturación de los contenidos viene generada por dos motivos:

  • Infoxicación: necesidad ficticia de tener que estar permanentemente informados de lo último de lo más último, ello unido a la falta de tiempo y experiencia en la curación de contenidos, junto con la rapidez con la que evoluciona el ecosistema informativo digital, hacen complicada la discriminación de la información de valor en las organizaciones. Además desborda la tarea profesional y la fusiona con la actividad de ocio, afectiva o cultural.
  • Las RRSS: el tamaño sí importa: a mayor volumen de redes y mayor volumen de interacciones, más tiempo se debe invertir en escoger las “socializaciones” relevantes para la empresa y las que no.

¿Es evitable? Si pensamos que la innovación digital obliga a las empresas a mantenerse en la cresta de la ola, la respuesta es NO.

Pero si se pierde el foco, es decir, el verdadero rol  de las RRSS, la respuesta sería SÍ, puesto que es mayor el perjuicio que el beneficio.

Actualmente, cuando las empresas solicitan que los trabajadores hagan uso de las RRSS, debe ser consciente de la necesidad de procedimentar  este proceso de comunicación y de formar convenientemente a los usuarios.

La infoxicación a través de las RRSS puede minar la confianza en las redes como promotoras de contenido de calidad. puede ser tan potente la resonancia que acabe distorsionando la información y creando caos en las comunicaciones y por lo tanto, tiempos improductivos.

infoxicar merma la productividad y el desempeño en la empresa

6.- Herramientas de comunicación interna: Software social

Las Intranets son otro de los elementos que más polución de contenidos genera en las empresas y que, en su mayoría son auténticos cubos de basura digital.

A la velocidad que se mueven las comunicaciones, es imprescindible acostumbrar a los trabajadores a que usen y generen valor en las comunicaciones a través de las herramientas de colaboración interna.

¿Por qué fracasan las Intranets? Porque los usuarios deben evolucionar para cumplir con el diálogo en tiempo real, deben aprender a informar-comunicar de forma activa ya que la toma de decisiones exige rapidez.

Y sobre todo, porque el software social no esconde las malas praxis de comunicación interna ni la ausencia de valores en la organización.

En resumen

Todas estas causas de polución de contenidos provocan efectos irreversibles y que tienden a hacerse crónicos si la dirección de la empresa no opta por la sanación del ambiente para promover una comunicación saludable y generar interacciones de valor que desinfoxiquen.

Las buenas relaciones de comunicación y de información en las empresas son las que mayores posibilidades tienen de sobrevivir en un entorno en que la velocidad en la adaptación a los cambios es el objetivo principal. Sólo pueden conseguirlo aquellas entidades que disponen de un eficiente y sano proceso de comunicación.

Conclusión

Si evitas la polución de contenidos, multiplicas la posibilidad de que los buenos trabajadores no abandonen la empresa, es decir, estarás sentando las bases de retención del capital talento.

Y si nos encontramos en el entorno online con clientes saturados de contenidos, una estrategia no intrusiva como el Inbound Marketing y el Social Selling pueden fidelizar además de atraer clientes online a nuestra web y Redes Sociales

En Aquí no llueve sobre mojado 3.0 conocemos el entorno digital y el tipo de clientes y empleados con los que las empresas se encuentran

Si necesitas asesoramiento en gestión empresarial 3.0 y transformación digital o estás pensando en iniciar tu andadura en Internet con todas las garantías

ponte en contacto con nosotros y cuenta con nuestra visión y experiencia en Inbound Marketing y Social Selling

¡Recibe nuestra newsletter mensual!

[activecampaign form=1012]

¡Gracias!

Comparte si te ha gustado

2 thoughts on “MUNDO CEO: 6 Factores de la Polución de contenidos en la empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.